Armas de destrucción masiva

Subir fotos a Instagram Stories, a Snapchat, a Twitter o a Facebook puede ser muy divertido, pero hay un ligero problema que no tenemos en cuenta: ¿Quién hay al otro lado?