“Hasta hace pocos años, la comunicación profesional y la asesoría especializada eran utilizadas solo por los grandes y medianos clientes, pero ahora, en los países mas avanzados, ya la utilizan también los pequeños. La comunicación para los pequeños pronto se extenderá por todo el mundo porque el mercado lo exige. Ha llegado la hora de la comunicación profesional universal.”

En Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña e Inglaterra, los pequeños clientes se están incorporando a la comunicación profesional, conducida por expertos, lo que constituye toda una novedad. Les despachos profesionales, las pequeñas y medianas empresas y hasta las tiendas de éxito recurren a la comunicación y contratan profesionales para que les ayuden a relacionarse eficazmente con el mercado y, más concretamente, con su entorno y su público prioritario. Los pequeños se están lanzando a la piscina, comentaba no hace mucho un especialista norteamericano en comunicación, tras informar que el fenómeno podría convertirse pronto en toda una revolución para el sector y una fuente de nuevos empleos para los profesionales de la comunicación, las relaciones públicas y el marketing.

Los pequeños sienten la necesidad de estar presentes en las redes sociales, de abrir tiendas on-line, de elaborar una atractiva página web y de realizar actuaciones ante los medios de comunicación especializados, en su entorno y donde se concentran sus clientes. Hay empresas que han disparado sus ventas porque sencillamente se han dado a conocer en su entorno, realizando reuniones en los hogares, presentaciones en espacios públicos cercanos o repartiendo pequeños regalos con su logotipo y dirección en los lugares donde se concentran sus clientes. Otros han crecido como la espuma después de haber conseguido, con la ayuda de un profesional, aparecer de manera destacada en la televisión o en espacios de la prensa escrita. Casi todos los que han utilizado con éxito las viejas herramientas de la comunicación profesional se muestran eufóricos porque han conseguido muchos beneficios con una inversión limitada.

Disponer de miles de suscriptores y seguidores en Internet representa una garantía de éxito para cualquier empresa que disponga de ventas on line, como también lo es para cualquier despacho profesional que se nutra de clientes. Cada día en más países, la comunicación profesional es ya utilizada de manera intensa por despachos de abogados, de arquitectos, médicos asociados, pequeños constructores, rehabilitadores, restauradores, anticuarios, oficinas de farmacia y hasta profesionales aislados que prestan servicios a domicilio.

En España, el recurso a profesionales es todavía escaso entre los pequeños, pero crecerá como la espuma en los próximos años, hasta el punto de que el sector de la comunicación profesional se convertirá en la gran válvula creadora de empleo para los hoy castigados periodistas y comunicadores, un sector donde el desempleo ha hecho estragos.